domingo, junio 06, 2010

FORMACIÓN DEL AUTOCONCEPTO.


Angélica, de Colombia, consulta: "¿Cómo ayudar a un invidente en la creación de su auto concepto, sabiendo que este se crea a través de la imagen que vemos en el otro?"

Hola Angélica:
Sucede que el autoconcepto se forma sobre la base de las cualidades y defectos que reconocemos en nosotros mismos, tanto físicos como cognitivos. Es lo que pensamos de nosotros mismos. Una persona ciega aunque no se ve a si misma, sí se siente y también puede tener la opinión de los demás sobre sus cualidades. Aunque ella no vea el efecto que produce su persona en los demás, puede tomar conciencia de lo que le dicen de ella. Los comentarios positivos o negativos que puedan hacer los demás va a impactar en ella. La imagen de ella, aunque no se pueda ver, va a estar fundamentada en las apreciaciones y valoraciones que los demás hacen de ella. Por eso es importante que un niño ciego tenga a su alrededor gente que le aprecie y valore en sus cualidades personales.
 
Si bien físicamente no se ve, entonces vamos a valorar mucho sus comportamientos si son adecuados, no vamos a dar castigo o menosprecio a sus comportamientos inadecuados, de modo que se extingan en el tiempo superados por lo bueno que posee. Por ejemplo decirle a una niña ciega que su pelo es hermoso, que sus manos son fuertes, que es excepcional en como se va superando, eso le va a ayudar a formar su autoconcepto. Una mujer ciega adulta, si le decimos que su peinado es hermoso, que sus cejas tienen una bella línea (se la puede tocar) o que es inteligente cuando aprende algo, le ayuda a mejorar en gran manera su autoconcepto.

Con todo lo dicho hasta ahora, es fácil deducir, que el autoconcepto no se crea sólo como resultado de la percepción, en cuyo caso estaríamos produciendo nuestro propio significado a partir de esas experiencias sin verificarlas con los demás…creando una visión egocéntrica; sino que también se crea y modifica gracias a la relación y comunicación con los demás. Si no se comparte, no hay crecimiento humano.

Elena Montaner Sepúlveda
Educadora Diferencial

1 comentario:

Carlos Eduardo Saa dijo...

Una hermosa obra, Iván. Felicitaciones...