domingo, marzo 22, 2015

PROCESO DE EDUCACIÓN Y REHABILITACIÓN DEL CIEGO.

 
 
Iván Tapia Contardo
Especialista en Educación de Ciegos (U.Ch.)

 

1.      EDUCACIÓN DEL CIEGO.

En la educación de una persona ciega se siguen ciertas etapas, las cuales van a depender de sus capacidades e intereses, de su grado de limitación visual, de las características de su persona y entorno, como de una serie de variables bío-sico-sociales. Hemos confeccionado, para una mejor comprensión y aplicación de los procedimientos, un modelo de acción que llamamos Modelo PEC (Proceso de Educación del Ciego). Este esquema es aplicable tanto en una escuela especial de ciegos, en una unidad o centro de integración como en la escuela común, instancias en las cuales el escolar ciego puede vivir su proceso educativo. El régimen es netamente escolar y, por tanto, es tratado como "alumno".  

Las etapas de tal proceso, como en todo modelo de acción educativa, son básicamente tres: diagnóstico, tratamiento y evaluación. En todos estos pasos es el profesor especialista en educación de ciegos quien casi siempre guía el proceso.
 

I ETAPA: DIAGNÓSTICO.

Está referida al conocimiento que necesitamos tener del alumno, antes de aplicar cualquier acción remedial. Es preciso que sepamos las causas de su ceguera, el grado de remanente visual si lo hay, si su trastorno visual es progresivo o estacionario, etc, datos que nos permitirán orientar el aprendizaje de la lectura y escritura, por ejemplo. Por tanto es imprescindible el diagnóstico del oftalmólogo 

Otro profesional que aporta interesantes antecedentes a la acción del profesor especialista, es el psicólogo, el cual medirá sus capacidades intelectuales en los aspectos verbales, lógico y manual, entregándonos un coeficiente de inteligencia, como también podrá informarnos sobre la presencia de trastornos emocionales.  

Si el niño o joven es un ciego reciente y ha tenido una escolaridad son necesarios todos los informes que profesores y psicopedagogos puedan hacernos llegar. Al ingresar el ciego al proceso debe ser sometido a un completo Diagnóstico Psicopedagógico por parte del Especialista en Educación de Ciegos, en los aspectos sensorial, motriz y cognitivo. 

En el aspecto psicomotriz, la evaluación de un kinesiólogo y/o de un terapeuta ocupacional será de gran utilidad, sobre todo si se aprecian en el alumno visibles problemas motores. Lo mismo en el área de lenguaje, favorecerá la presencia del fonoaudiólogo. La asistente social nos ayudará con la anamnesis, la entrevista familiar, a enfocar adecuadamente el programa de Orientación Familiar y la participación de los padres en el proceso educativo. 

La participación de estos profesionales puede darse a través de la recopilación de informes escritos por parte del profesor especialista y haciendo éste su propia visión del caso, para luego determinar estrategias de intervención y elaborar un tratamiento; o producto de un trabajo conjunto con otros profesionales. En este último, el diagnóstico multiprofesional, varios profesionales asisten a una reunión clínica en la que cada uno, después de haber examinado al niño o joven, entregan su punto de vista y proponen líneas de acción para el tratamiento. En el llamado diagnóstico diferencial los profesionales unifican criterios y dan un solo diagnóstico global del caso, proponiendo además un tratamiento.  

II ETAPA: TRATAMIENTO.

El tratamiento está centrado en lo educacional, sin perjuicio que el alumno pueda recibir paralelamente atención psicológica, fonoaudiológica o en algún aspecto que se encuentre afectado, como psicoterapia o psicomotricidad. El desarrollo de este tratamiento va a depender de la edad de la persona y del momento en que ha adquirido la ceguera.  

En el caso de los bebés la atención ha de centrarse en la familia a través de un programa de Estimulación Temprana. Su propósito es habilitar a sus padres para favorecer el normal desarrollo del niño en las áreas motora, social, lenguaje, sensorial, afectiva, cognitiva, etc. Para esto deberán recibir un programa de Orientación Familiar, en conjunto con otros padres en las mismas condiciones, de modo que se dé una interacción entre los que han superado la difícil experiencia de tener un hijo ciego y los que la están viviendo recién. Es muy favorable además que los profesionales visiten el hogar, a fin de observar el entorno social y físico para dar sugerencias de adecuaciones, juguetes, actividades lúdicas y de aprendizaje, como formas de estimulación sensorial. 

Frente al tratamiento de niños mayores se presentan dos opciones: la Educación Segregada y la Educación Integrada. La primera es aquella que se entrega en establecimientos destinados exclusivamente a personas ciegas, a la manera de una escuela común, en la que el niño cursa su educación Pre-Básica (3 a 5 años de edad) y Básica en contacto sólo con niños discapacitados visuales. Aún existe este tipo de Escuelas de Ciegos, algunas con régimen de internado, centradas en dar la más óptima atención al escolar ciego pero apartándolo del medio normal para educarlo en un "mundo de ciegos con ciegos". No discutiremos en este capítulo la validez de esta modalidad, pero si la justificaremos para el caso de niños con trastornos severos agregados, como deficiencia mental o sordera, las llamadas deficiencias múltiples. 

La Educación Integrada es aquella que se da en el aula común junto a personas normovisuales, con asesoría especializada externa e interna. Abarca desde la Enseñanza Pre-Básica hasta la Educación de Adultos, pasando por la Educación Superior. Contempla tres etapas: Transición, Nivelación e Integración.  

a)      La etapa de Transición se denomina así porque es el momento de tránsito entre la vida protegida en el hogar y la incorporación en la escuela común. El niño o joven ciego asiste a un Centro o Unidad de Integración para recibir una preparación emocional y cognitiva, además de todas aquellas técnicas de Instrumentación Básicas requeridas para su autonomía escolar (Sistema Braille, Ábaco, Orientación y Movilidad, etc.) 

b)      La etapa de Nivelación se propone entregar una preparación pedagógica al escolar ciego, que lo nivele en conocimientos y conductas de entrada que son prerequisitos para su ingreso al colegio donde será integrado. 

c)      La etapa de Integración es aquella en que el alumno ciego asiste a la escuela común, con asesoría eventual de un profesor itinerante que visita el establecimiento y asistiendo en jornada alterna al Centro de Integración de Ciegos, cuando fuese necesario, para Apoyo Pedagógico en asignaturas de dificultad, Orientación Personal y Vocacional, etc. 

Evidentemente este proceso no es rígido y se procede en forma específica para cada caso en particular; un individuo puede ser integrado desde pequeño o en alguna etapa del proceso educativo. 

III ETAPA: EVALUACIÓN.

La Evaluación del proceso debe ser permanente y dentro de lo posible multiprofesional. Siempre es imprescindible la Evaluación Psicopedagógica aplicada por el Especialista en Educación de Ciegos tanto formal como informal, a través de la observación. Esta evaluación debe estar referida principalmente a: a) Examen Sensorial, desarrollo sensorial y uso de los sentidos vicariantes; b) Examen de Orientación Personal, modo en que la persona está enfrentando su ceguera; c) Examen de Lectura y Escritura Braille; d) Examen de Ábaco; e) Examen de Orientación y Movilidad con Bastón; f) Examen de Integración, pauta de observación que permite evaluar el nivel de integración social, emocional y pedagógica del escolar ciego.  

Otras evaluaciones muy necesarias son la Psicológica y la Social. La Evaluación Psicológica juega un papel importantísimo a la hora de incorporar un niño a la escuela común, como también en la adolescencia, cuando éste vive cambios sustanciales en su ser bío-sico-social. La Evaluación Social es imprescindible para orientar la entrega de ayudas materiales, sin dañar el proceso de autonomía de la persona ciega y para entregar un programa de Orientación Familiar acorde a la realidad del entorno.
 

CUESTIONARIO.

1.      ¿En qué tipo de establecimiento se desarrolla y a qué sujetos se aplica el Modelo PEC?
2.      ¿Qué profesional guía el proceso educativo del ciego?
3.      ¿Qué aspectos debemos considerar en el diagnóstico oftalmológico del alumno ciego?
4.      ¿Cuál es el aporte del psicólogo en la etapa de diagnóstico?
5.      ¿Qué pruebas debe aplicar el especialista en educación de ciegos o psicopedagogo tanto para el diagnóstico como para la evaluación educacional?
6.      ¿Cuál es el rol del kinesiólogo, el terapeuta ocupacional, el fonoaudiólogo y el asistente social en el proceso educativo, tanto en sus etapas de diagnóstico y tratamiento, como de evaluación?
7.      ¿Cuáles son las características del diagnóstico multiprofesional y cómo se diferencia del diagnóstico diferencial?
8.      ¿Cuáles son las variables determinantes del tratamiento a aplicar en el escolar ciego?
9.      ¿Qué propósitos tiene el programa de Estimulación Temprana?
10.  ¿Cuáles deberían ser las características de un buen programa de Orientación Familiar?
11.  ¿Qué diferencias se distinguen en cuanto a método entre la Educación Segregada y la Educación Integrada?
12.  Según el autor ¿en qué casos se justifica la Educación Segregada?
13.  ¿Qué se entiende por Educación Integrada?
14.  Caracterice cada una de las tres etapas de la Educación Integrada.
15.  ¿Qué papel cumple el profesor itinerante?

 

2.      REHABILITACIÓN DEL CIEGO.

El proceso de rehabilitación de una persona que adquiere la ceguera o que proviene de un proceso educativo, se desarrolla bajo el Modelo P.R.C.  

Las etapas del proceso de rehabilitación son tres, al igual que en el proceso anterior, pero con unos propósitos diferentes:
·         Diagnóstico.
·         Tratamiento.
·         Evaluación.  

El Diagnóstico siempre será el primer paso del proceso, al ingresar un sujeto ciego a un Centro de Rehabilitación. En esta etapa intervienen distintos profesionales, que  evalúan a la persona ciega cada uno de ellos por separado. Luego de una reunión clínica o estudio del caso, elaboran un Diagnóstico Diferenciado. 

En esta etapa intervienen los siguientes profesionales:
·         Médico oftalmólogo.
·         Médico general.
·         Kinesiólogo.
·         Psicólogo.
·         Asistente Social.
·         Educador Diferencial. 

Las etapas de Tratamiento son:

1.      Rehabilitación médica: Oftalmológica y psicológica.
2.      Rehabilitación funcional: Orientación y movilidad, actividades de la vida diaria, sistema braille, ábaco, computación.
3.      Exploración y orientación vocacional: Multitalleres.
4.      Capacitación laboral: Talleres o terreno.
5.      Colocación laboral y seguimiento. 

La Evaluación se hace principalmente a tres niveles:
·         Evaluación Psicológica (aceptación del déficit, emocionalidad, psicometría)
·         Evaluación Funcional (orientación y movilidad, Braille y comunicaciones, Actividades de la Vida Diaria)
·         Evaluación Laboral.

 

TAREA.

1.      Identifique en cuál proceso se ubica el caso que usted está acompañando.
2.      Indique en qué etapa del proceso se encuentra.
3.      Señale los aspectos desarrollados y los que habría que mejorar en su caso de estudio.

No hay comentarios.: