miércoles, mayo 12, 2010

PROBLEMAS DE CONCENTRACIÓN.


Consulta de Julio C. Chirinos, Venezuela:
Hola, tenemos un niño de 8 años con baja visión. Está cursando 2º grado en una escuela normal, pero tiene problemas de concentración, lo cual ha dificultado su aprendizaje en la lectura y escritura. ¿Podrian orientarnos al respecto?

Estimado Julio C. Chirinos:
Considerando que todos los niños piensan y sienten, sean ciegos o no, paso a contarle lo siguiente.

1. Un niño con baja visión debe ser estimulado lo suficiente para que tenga interés en trabajar con los materiales escolares y otros. Todos los niños necesitan estar motivados para tener la atención y concentración necesaria para aprender. Motivación, emoción y actitudes son parte de un primer requisito para aprender.

2. Esto significa que tenemos que cuidar mucho que los materiales de aprendizaje sean muy atrayentes para el niño; que sean variados, en el caso de un niño con baja visión debería ser con colores muy fuertes, con formas diversas y que tengan uso diversificado, es decir que sea útil para muchas posibilidades de uso entretenido,por ejemplo si usan un texto con cuentos, debe tener figuras con relieves con colores fuertes y por supuesto con macrotipo.

3. El texto debe tener conceptos al alcance de comprensión para el niño. Los conceptos deben ser vivenciados por el niño ojalá con el uso del cuerpo y actividades de manipulación.

4. Las matemáticas con mucho material concreto a manipular.

5. Pensar en las emociones del niño significa que los contenidos de estudio deben ser con sentido para él, no se puede pretender que aprenda temas abstractos sin vivencia, ejemplo: el concepto del amor, si no es tal vez cuidando una mascota o una sesión de abrazos con niños y adultos cercanos a él.

6. En cuanto a las actitudes, la idea es que él desarrolle actitudes positivas hacia el aprendizaje, por lo tanto, si él percibe que su profesor(a) tiene paciencia para enseñarle, que se preocupa de tenerle los materiales necesarios, etc. va a adoptar una actitud positiva hacia la actividad de aprender.

7. Existe la posibilidad de que este niño tenga un problema de concentración por déficit atencional, entonces debe ser evaluado por un neurólogo para que determine qué hacer. De todos modos, si el médico receta algún jarabe para potenciar la atención y concentración, igual no es conveniente presionar al chico a poner atención más allá de sus posibilidades. Sin embargo podría instalarse un pequeño programa de modificación cognitivo-conductual, asesorado por un(a) psicólogo(a) o un psicopedagogo(a), para ir creando en él el hábito de poner atención por tiempos más extensos. De todos modos, se ha comprobado que muchos niños con déficit atencional ponen atención extensa cuando están frente a situaciones interesantes para ellos.

Bueno, creo que con estas ideas se puede iniciar algo. ¡Qué tenga éxito en su aplicación! Le saluda cordialmente,

Elena Montaner
Educadora Diferencial

No hay comentarios.: